Tratamiento para uñas encarnadas

Tratamiento para uñas encarnadas.  Tener una uña encarnada en algunos de los dedos de los pies (comúnmente el dedo gordo del pie), es un problema muy desagradable y doloroso que si no se atiende a su debido tiempo pudiera convertirse en una infección.  Las personas que sufren de diabetes, que poseen daño en los nervios de la pierna o pie, mala circulación o alguna infección en los pies, deben acudir de inmediato a un médico especialista, ya que se podría complicar si se trata en casa.

A simple vista, nos damos cuenta que estamos presentando este problema, cuando la piel que rodea la uña está enrojecida e inflamada y al tocarla resulta molesta y dolorosa al tacto.  Aquí te mostramos cuales son las causas que favorecen la aparición de este malestar y cuáles serían los tratamientos más idóneos para tratarlo de la mejor manera.

¿Cuáles son las causas que favorecen la aparición de uñas encarnadas?

Una uña encarnada no es más que aquella cuyo borde se entierra dentro de la piel del dedo del pie; y la piel que rodea esta uña se torna enrojecida e inflamada y con dolor en la zona.

Muchos pueden ser los factores que desencadenan la aparición de una uña encarnada, pero los más comunes son el uso de zapatos que no ajustan bien y una mala higiene de las uñas.  Por lo general, se ve afectado en la mayoría de los casos el dedo gordo del pie, pero también puede afectar los otros dedos.

En el caso de los zapatos, cuando se ejerce alguna presión adicional sobre el dedo del pie, ya sea porque los zapatos están muy apretados o muy sueltos y el individuo camina con mucha frecuencia o es atleta suele presentarse este problema; al igual cuando hay deformidades del pie o en los dedos también se existe una presión adicional que podría causar que la uña se encarne.

De igual manera, cuando se tiene una mala higiene en las uñas, es decir un mal mantenimiento de éstas puede causar que las uñas se encarnen, lo cual se explica de la siguiente manera: cuando cortamos las uñas demasiado al ras del dedo y los bordes quedan redondeados y no con un corte recto, la uña tiende a enroscarse hacia abajo y penetrar en la piel; también cuando se nos dificulta la visión y hay una incapacidad física para llegar al dedo del pie y poseer uñas demasiado gruesas produce que haya un arreglo deficiente de las uñas, por último cualquier desgarramiento en las esquinas de las uñas puede causar este malestar.

Tratamiento para las uñas encarnadas

Cuando presente este malestar en las uñas puede tratarlo en casa, si no hay complicación adicional; pero si el problema no cede con facilidad lo más recomendable es acudir a un especialista, que en este caso es el podólogo.  Entre los tratamientos más comunes tenemos:

Uso de Sales de Epsom:

Se remojan los pies en agua caliente con sales de epsom, entre 15 a 30 minutos por lo menos dos veces al día, esto va ayudar a que la uña encarnada se ablanden y prevenga cualquier infección cuando se retire. Seguidamente, procedemos a secar bien los pies y cortar las uñas con todos los utensilios requeridos para ello,  previamente limpios y esterilizados.  Debemos realizar el corte recto nunca redondeado así evitamos que las uñas crezcan hacia abajo y se entierre en la piel.  Utilizando una aguja estéril se procede a levantar la uña encarnada y colocar suavemente debajo de ella en el espacio intermedio un pedazo de algodón, se debe tener mucha paciencia y no forzar demasiado; el objetivo de esto es evitar la irritación y prevenir la infección del dedo, luego envolvemos el dedo con gasa.

Después solo resta esperar los resultados, para lo cual debemos dejar que los pies respiren, no usar ni calcetines ni zapatos cerrados cuando se esté en casa para evitar el exceso de humedad lo cual genera la proliferación de bacterias, y por ende infecciones.  Con regularidad revisar el estado de la uña y cambiar el algodón a diario, si se sigue al pie de la letra la higiene, el problema cederá en unas dos semanas permitiendo que una uña nueva y saludable crezca.

Agua de Tomillo:

Si en el tratamiento anterior utilizamos infusión de tomillo en vez de agua caliente sola, se puede aumentar la efectividad del tratamiento, ya que el tomillo es una planta medicinal que nos ayuda a combatir las inflamaciones, las infecciones y a calmar el dolor, lo cual la hace ideal para tratar las uñas encarnadas.

Se prepara una infusión de tomillo con una taza de agua y dos cucharadas de tomillo, se deja hervir por cinco minutos y reposar por otros cinco más, para luego utilizar como el ítem anterior.

Limón y sal:

  1. Estos dos ingredientes actúan como desinfectantes y antiinflamatorios, por esta razón es un tratamiento que es muy utilizado aparte de ser efectivo y económico. Se necesita medio limón y un poco de sal, realizaremos un agujero en el centro del medio limón, le colocaremos un poco de sal marina e introduciremos el dedo afectado, lo dejaremos así unos 20 minutos, y repetiremos el procedimiento diariamente hasta que el dedo este curado.

Ajo:

Aplicar ajo con regularidad sobre la uña encarnada ayuda a desinflamar la piel del dedo y extraer la uña en forma natural. Trituramos un poco de ajo y aplicamos en el área afectada, cubrimos con un vendaje por una o dos horas.

En el caso de que se produzcan complicaciones en personas que sufren enfermedades como diabetes, mala circulación, etc; lo más recomendable es que el tratamiento a seguir sea dado por un especialista en el área de una vez y no tratar de cortar la uña usted mismo.

Recomendaciones para prevenir la aparición de una uña encarnada

  • Al cortar las uñas, realizar un corte recto.
  • Mantener una excelente higiene de los pies.
  • Lavar a diario muy bien los pies y secarlos de igual manera.
  • Usar calzado cómodo y que calce bien.
  • Hacer uso a diario de una lima para los pies o piedra pómez para evitar la formación de piel dura.
  • Cambiar los calcetines a diario.

Video Tratamiento para uñas encarnadas

Leave a Reply