Tratamiento para la tuberculosis

Tratamiento para la tuberculosis: La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que afecta los pulmones (y otros órganos del cuerpo).

La enfermedad es producida por una una microbacteria llamada Mycobacterium tuberculosis. Esta infección produce tos, fiebre, expectoración, a veces sangre, cansancio y hasta perdida de peso.

También es conocida como bacilo de Koch llamada así por su descubridor Robert Koch. Él fue el primero en separar las personas sanas de las enfermas y comenzó a practicar la cuarentena.

Existen dos tipos de tuberculosis y aquí te explicaremos cuáles son y de que versan cada una de ellas.

La primera es aquella en donde la bacteria se aloja en cualquier parte del cuerpo. La segunda es donde la bacteria viaja por la sangre.

En el primer tipo de tuberculosis la bacteria viaja por el cuerpo y puede crecer en cualquier lugar del organismo. Se le llama tuberculosis localizada, puesto que solo se afecta un órgano.

Los órganos más afectados suelen ser los pulmones, la piel, el estómago, el intestino y algunos órganos similares, el riñón y el cerebro. Si la bacteria alcanza el cerebro puede producir una complicación llamada meningitis tuberculosa, puede producir la muerte y es difícil de tratar.

Por otro lado, la tuberculosis por la sangre es llamada tuberculosis miliar o diseminada. Esta viaja por la sangre y afecta a varios órganos a la vez. Es uno de los peores casos de tuberculosis y solamente sucede cuando el sujeto tiene un sistema inmune casi inexistente y puede ser causado por otra enfermedad, como cáncer o leucemia.

El tratamiento para la tuberculosis debe ser colocado por un médico especialista. Sin embargo, en este artículo recomendamos algunas recetas naturales que pueden ayudar a salir del cuadro clínico en el que se encuentre el paciente.

Tratamiento para la tuberculosis: Nueces

Las nueces son frutos secos que contienen múltiples propiedades. Son excelentes portadores de vitaminas y minerales, como la vitamina B6. También contiene vitamina E, además de hierro, fosforo y magnesio. Todos esos compuestos y principios que poseen las nueces ayudan muchísimo a fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo, haciendo que vuelva a fortalecerse. Todas las cosas mencionadas anteriormente lo convierten en un gran tratamiento para la tuberculosis.

Para usarlo como remedio para esta infección debes poseer los siguientes ingredientes:

  • Dos nueces
  • Ocho dientes de ajo
  • Una cucharadita de mantequilla clarificada

El modo de preparación es el siguiente:

  • Toma los ocho dientes de ajo y pela muy bien. Puedes ponerlo a remojar en agua unos minutos para que este procedimiento sea más sencillo.
  • Luego de pelarlos, trituralos hasta que quede una especie de pasta.
  • Aparta esta pasta por un momento, luego la usaremos.
  • Ahora, toma las dos nueces y quita la concha.
  • Como con los ajos, ahora trituralos hasta obtener un polvo fino.
  • Mezcla el polvo de nuez con la pasta de ajo que hicimos anteriormente.
  • A los polvos, agrega la cucharadita de mantequilla clarificada
  • Mezcla muy bien los tres ingredientes

El modo de consumo es bastante sencillo. Simplemente debes consumir esto en el desayuno y te servirá junto al tratamiento que haya recomendado el médico. Recuerda que apenas es una ayuda extra, pero no tiene el poder para curarlo por sí solo. Sé perseverante.

 

Pimienta negra

Este tratamiento para la tuberculosis es bastante sencillo. Simplemente debes tener los siguientes ingredientes:

  • Una cucharadita de mantequilla clarificada
  • Doce granos completos de pimienta negra
  • Una cucharadita de asafétida

Para preparar este remedio debes primero, colocar una sartén a calentar. Cuando ya este caliente, derrite la cucharadita de mantequilla clarificada. Luego, añade los doce granos enteros de pimienta negra. Después agrega y cocina también la cucharadita de asafétida.

Debes dejar enfriar esta preparación. Luego de esto, mezcla bastante bien todos los ingredientes.

Su consumo debe ser diario. Preferiblemente es mejor consumir esto tres veces al día y en poco tiempo verás resultados y mejoras.

Aunque muchas personas no lo crean, la pimienta negra ayuda en estos casos. La pimienta negra tiene numerosas cualidades y características analgésicas y anti-inflamatorias. Cuando una persona padece de tuberculosis, por lo general, tiene congestión en el pecho, además de dolor e inflamación de la garganta. Por lo tanto, las propiedades de la pimienta negra actúa de manera poderosa a descongestionar, aliviar el dolor y las inflamaciones.

 

Plátano

El plátano es una fruta amarilla con concha negra. Esta fruta tan deliciosa es grandiosa por todos los principios activos que posee. Esta lleno de nutrientes y de calcio. La tuberculosis trae consigo muchas veces, fiebre, tos y congestión del pecho. El platano sirve para ayudar y aliviar los síntomas anteriores. Además, ayuda a mejorar y fortalecer el sistema inmunológico de la persona en estos casos.

Para preparar el tratamiento para la tuberculosis y consumirlo debes tener:

  • Una banana, cambur o platano maduro
  • Una taza de agua de coco
  • Media taza de yogurt natural o grieo
  • Una cucharadita de miel

Para la preparación tienes que seguir los pasos aquí dados:

Pela y tritura la banana madura. Añade la taza de agua de coco, incluyendo la media taza de yogurt natural y por último, la cucharadita de miel.

Puedes batir en la licuadora o simplemente mezclar a mano.

Del líquido obtenido deberás beber dos veces al día para ver mejoras en los síntomas de la tuberculosis.

Otra variante de este remedio es consumir un jugo de tallo de banano, ya que ayuda a botar y a eliminar toda la flema que contienen los pulmones cuando la bacteria afecta el cuerpo.

 

Últimas recomendaciones

Si tienes tuberculosis debes seguir una serie de recomendaciones que son útiles para que la enfermedad desaparezca un poco más rápido.

  • Evita la azúcar blanca y los productos muy dulces
  • Evita el té y el café
  • No fumes ni bebas alcohol
  • Manten una dieta balanceada. Incluye en ella todo tipo de nutrientes y vitaminas, por ejemplo vitamina B, C y vitamina D. Además del hierro. Incluye cereales, frutas y verduras que sean de hoja verdes. Son ricos en nutrientes.
  • Descansa mucho. Evita hacer esfuerzo.
  • Además, manten tus emociones controladas. Evita los sentimientos muy intensos como la tristeza, depresión y estrés.
  • Manten tu cuerpo hidratado

 

Vídeo Tratamiento para la tuberculosis

 

Leave a Reply