Tratamiento para glaucoma

Tratamiento para glaucoma. El glaucoma es la segunda causa de ceguera a nivel mundial, después de la retinopatía diabética, y la manera más eficaz de prevenirla es con un diagnóstico prematuro.

La gran desventaja que se presenta al realizar su diagnóstico es que se presenta muy sigilosamente, hasta que de repente hace su entrada de forma abrupta.  Comúnmente se ven implicados los dos ojos, aunque existe la posibilidad de que sea asimétrico.

¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la lesión progresiva del nervio óptico y la pérdida gradual del campo visual.  La lesión del nervio óptico está relacionada con el aumento de la presión intraocular, lo que conlleva a que esto sea el principal factor de riesgo para que se desarrolle el glaucoma.  El glaucoma es una enfermedad que si no se diagnostica y trata a tiempo puede ocasionar la ceguera total del individuo.  Su diagnóstico se basa en tres factores principales: presión intraocular elevada, aumento de la excavación del disco óptico y aparición de defectos en el campo visual.

Tipos de Glaucoma

Se distinguen dos tipos de glaucoma:

  • Glaucomas de ángulo abierto (crónico): Representa casi el 90% de todos los casos de glaucoma, se origina por la obstrucción parcial y limitada de la eliminación del humor acuoso en el área del tejido trabecular. Es conocido como el “Glaucoma traicionero”, hay mayor probabilidad que se presente en individuos que padecen de miopía y diabetes, así como también los que poseen antecedentes familiares con esta afección.
  • Glaucomas de ángulo cerrado (agudo): Este tipo aparece cuando hay una obstrucción brusca, parcial o total de la eliminación del humor acuoso debido a un bloqueo de su vía de drenaje (la trabécula, situada en la periferia del iris). En esta situación el humor acuoso sigue produciéndose y al no poder eliminarse, la presión intraocular se incrementa con rapidez lo cual va a provocar en el individuo un dolor intenso y un malestar general.  Este tipo de glaucoma es una emergencia médica que requiere tratamiento de urgencia.  Es menos frecuente que el de ángulo abierto, representando sólo un 10% de los casos.

¿Quiénes son las personas más propensas a padecer de glaucoma?

Todos estamos propensos a padecer de glaucoma, pero los que tienen más riesgo son:

  • Personas mayores de 60 años
  • Hispanos de edad avanzada
  • Personas de ascendencia africana
  • Las personas con antecedentes familiares con glaucoma
  • Los que padecen enfermedades como Miopía y Diabetes
  • Personas que usan esteroides de manera prolongada

¿Qué medidas tomar para prevenir el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que no se cura pero si se puede prevenir, y cuando se diagnostica en su etapa temprana se puede tratar y detener.  Para ello debemos seguir estos consejos:

  • Es recomendable por médicos especialistas realizarse la revisión para glaucoma con los exámenes oculares pertinentes en niños, adolescentes y adultos; ya que no hay limitante para que se presente esta afección.
  • Todas las personas deben hacerse los exámenes integrales de despistaje de glaucoma cuando llegan a la edad de 40 años, luego cada dos a cuatro años. A excepción de las personas con antecedentes familiares de glaucoma que deben realizar sus chequeos a partir de los 35 años.
  • La pérdida de la visión por glaucoma es irreversible, pero si se detecta a tiempo y se sigue un tratamiento de manera constante y cuidadosa, se puede conservar la visión.

Tratamiento para glaucoma.

Comúnmente, el glaucoma se puede tratar y controlar por medicamentos y cirugía, la selección de una u otra opción va a depender del tipo de glaucoma, su gravedad y respuesta al tratamiento.

En cuanto a los medicamentos, se utilizan los colirios (gotas medicinales) que es la forma más común de tratar el glaucoma, cuyo objetivo principal es disminuir la presión del ojo, ya sea reduciendo la producción de humor acuoso, o facilitando el flujo a través del ángulo de drenaje.  El colirio debe aplicarse todos los días, de igual manera otro medicamento que le haya prescrito el médico tratante.  La aplicación de las gotas se debe hacer con la regularidad señalada por el especialista.

En lo que concierne a la cirugía, está se recomienda a algunos pacientes con glaucoma.  El objetivo de la cirugía es mejorar el flujo del líquido hacia afuera del ojo, lo que va a provocar la disminución de la presión intraocular del ojo.  Entre las cirugías tenemos:

  • Trabeculoplastia con láser
  • Iridotomía con láser
  • Iridectomía periférica
  • Trabeculectomía
  • Cirugía de derivación acuosa

La selección de una u otra cirugía va a depender del tipo de glaucoma y de la gravedad del caso.

Tratamientos alternativos para el manejo del glaucoma

Por años el tratamiento para glaucoma ha sido de índole médico (colirios y cirugía).  Actualmente con el auge de la medicina natural o alternativa, y que en muchos lugares se ha popularizado su uso, se ha desarrollado algunas opciones para tratar el glaucoma.  Se debe tener claro que antes de hacer uso de estas alternativas siempre debe consultarse con su oftalmólogo tratante.  Entre estas tenemos:

  1. Medicina homeopática, cuya base principal es el uso de hierbas, su efectividad no ha sido comprobada.
  2. Terapias holísticas, cuyo objetivo es armonizar la mente, cuerpo y espíritu; incluyen la buena nutrición, ejercicio físico, meditación y relajación. Todavía no se ha comprobado su utilidad en el tratamiento del glaucoma.
  3. Dieta balanceada, aunque no hay pruebas que demuestren sus efectos benéficos en controlar el glaucoma, es lógico pensar en que comer y beber balanceadamente trae un beneficio para la salud en general.
  4. Buena nutrición, con el aporte de una fuente apropiada de vitaminas y minerales en la dieta, principalmente zinc, antioxidantes, vitamina C, vitamina E y betacarotenos, que son de suma importancia para el buen funcionamiento de los ojos.
  5. Marihuana, se ha demostrado que puede reducir la presión intraocular del ojo, pero este efecto tiene poca duración, y su consumo frecuente presenta efectos adversos en el individuo tales como enfisema y cáncer pulmonar, pérdida de la concentración y la coordinación. Su uso no está recomendado.
  6. Ejercicio físico, como montar en bicicleta y caminar; se ha demostrado que puede reducir la presión ocular.
  7. Yoga, con excepción de algunos ejercicios como pararse de cabeza que pueden elevar la presión ocular.

Cabe resaltar, que el uso de estas terapias no se recomienda como sustituto de la medicina tradicional, ya que el tratamiento prescrito por el especialista debe tener prioridad para tratar y controlar la enfermedad.

 Video Tratamiento para glaucoma

Leave a Reply